Blogia
ODESSA

LA DANZA DE LOS ESPIRITUS

LA DANZA DE LOS ESPIRITUS .
.

Como consecuencia de su progresiva e inevitable desaparición, los indios norteamericanos se volcaron en diversos movimientos religiosos, muy especialmente a finales del siglo XIX. A pesar de que los poderes religiosos ya se habían mostrado totalmente inoperantes ante la maquinaria colonizadora, comenzaron a proliferar chamanes y profetas mesiánicos que anunciaban el triunfo de los pueblos indios contra los invasores europeos mediante artes magicas, intervenciones divinas o cualquier cosa que idearan unas imaginaciones desesperadas por hallar una salida.
.

El caso mas famoso de entre ellos fue el de Wovoka, un indio paiute que a partir de 1888 cayó enfermo sufriendo terribles alucinaciones. Entre una de aquellas alucinaciones recibió un “mensaje” del Gran Espíritu (Manitú) que le indicaba un vehiculo para la salvación de los pueblos sioux. Este consistía en un baile ritual, “la danza de los espíritus” que acabaría con los odiados blancos y le devolvería al pueblo sioux su esplendor. Pronto muchos indios lo vieron como un mesías y extendieron el mensaje de salvación rápidamente, en poco tiempo ya eran miles de indios los que en distitntas tribus y reservas bailaban “la danza de los espíritus” de Wovoka. No había excepción; hombres, mujeres o ancianos bailaban fanáticamente, muchos incluso hasta la muerte.
.

Los agentes norteamericanos dedicados a la vigilancia de las reservas se alarmaron al ver cómo se extendía aquella extraña epidemia de demencia. Incontables indios bailaban ya en trance, poseidos por el salvajismo y la locura. Tras pedir instrucciones a Washington, decidieron detener a los cabecillas de aquella extraña rebelión. Después de algunos combates en desigualdad total, Toro Sentado, al que se consideró el líder de aquello y alrededor de 300 indios fueron asesinados. No se conocen las cifras de los que murieron en las horas previas a la intervención de los soldados durante el desquiciado baile que debía traerles la victoria.
.

La desesperación llevó a muchos sioux a caer en creencias esotéricas o pseudomísticas que les ofreciera aquello que ya no eran capaces de hacer por si mismos: expulsar a los invasores europeos de sus tierras. En realidad no tuvieron otro efecto que el de extenuar, todavía un poco mas, sus ya mermadas fuerzas. En el sucubir a creencias en fuerzas auxiliares salvadoras perdieron la fe en si mismos, en sus propias capacidades y con ello, acabaron cayendo en actos y esperanzas absurdas que les hizo precipitarse todavía mas rápido en la derrota.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres